red apple

Protocolos e Ingesta durante el ayuno intermitente

Continuamos la secuencia de entradas informativas del ayuno intermitente con los protocolos más comunes:

En nuestro blog puedes ver el resto de entradas de ayuno intermitente:

Protocolos de ayuno

Hay distintos tipos de ayuno en función de su duración:

  • AYUNO CORTO: Se trata de prolongar el ayuno fisiológico diario. Este tipo de ayuno es muy interesante, fácil de incorporar en el día a día y tiene efectos muy positivos. Se puede hacer cada día o bien con la periodicidad que mejor se ajuste a tus circunstancias. Éstos son los protocolos más habituales:
    • 12/12: Implica hacer 12 horas seguidas de ayuno al día dejando las restantes 12 horas como horquilla de alimentación. Un ejemplo sería terminar la cena a las 21.00 h y el día siguiente no comer hasta las 9.00 h. Se consigue sin esfuerzo y es una buena forma de iniciarse en el ayuno.
    • 14/10: 14 horas seguidas de ayuno al día dejando las restantes 10 horas como ventana de alimentación. Un ejemplo sería terminar la cena a las 21.00 h y el día siguiente no comer hasta las 11.00 h.
    • 16/8: Probablemente se trata del protocolo de ayuno más popular. Se trata de hacer 16 horas de ayuno seguidas de una ventana de alimentación de 8 horas. En nuestro ejemplo, finalizando la cena a las 21.00 h iniciaríamos la ingesta al día siguiente a las 13.00 h.
  • Existen otras OPCIONES INTERMEDIAS como el ayuno 23/1 en el que sólo se realiza una ingesta al día, o el ayuno de 24 horas que se puede hacer semanalmente.
    • AYUNO LARGO: 5-7 días aproximadamente. Se puede hacer en los cambios de estación. En estos períodos es fundamental reponer líquidos y sales minerales, así como cuidar la microbiota intestinal. Atención, no es para todo el mundo!

Ingesta durante el ayuno

Básicamente en ayunos cortos NO se debe realizar ninguna ingesta sólida.

Sí es posible -y recomendable- ingerir algunos líquidos:

Agua o infusiones sin azúcar ni edulcorantes: No podemos olvidar tomar líquido para mantener en todo momento la hidratación.

Caldo de verduras: Tomar caldo de verduras durante el ayuno es muy interesante, sobre todo en ayunos más prolongados, nos ayudará a cuidar y nutrir la microbiota intestinal.

Caldo de huesos: Rico en sales minerales y en colágeno, fuente de aminoácidos, vitaminas y ácidos grasos saludables (y saciantes). Se trata de un auténtico superalimento del que hablaremos más en detalle en otra entrada del blog.  

Café o té cetogénico: Básicamente incluye agua y grasas saludables. Fisiológicamente mantiene el ayuno suministrando energía y es muy saciante, de manera que ayuda a aguantar hasta la siguiente ingesta.

Por el contrario: la leche, los zumos, las cremas y por supuesto las bebidas azucaradas te sacan inmediatamente del entorno metabólico que consigue el ayuno, y por tanto no los debes tomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *