Ayuno intermitente

Ayuno intermitente: Consideraciones y precauciones

Como hemos visto en la entrada Beneficios del Ayuno Intermitente, éste puede ser un gran aliado para ayudarnos a perder peso y a mejorar nuestra salud. Sin embargo hay ciertas consideraciones a tener en cuenta a la hora de decidirse por esta estrategia. Es necesario saber cómo hacerlo, adaptándolo adecuadamente a nuestras necesidades y circunstancias personales, así como guardar las debidas precauciones.

  • No ayunes si sufres o has sufrido de algún tipo de trastorno de alimentación como anorexia o bulimia. Puede ser contraproducente para ti.
  • Ten precaución si sufres de alguna condición médica como diabetes, hiper o hipotiroidismo, y asesórate con tu médico.  
  • No es recomendable que personas muy delgadas con poca masa muscular hagan ayunos prolongados.
  • Evalúa en primer lugar tus hábitos y estado de ánimo: Si estás muy estresado, eres muy sedentario, fumas y / o bebes demasiado, no sigues una alimentación consciente y equilibrada o tienes el ánimo decaído, es siempre preferible que equilibres en primer lugar todos los puntos anteriores antes de iniciar ningún protocolo de ayuno. Es decir, empieza siempre por lo básico: deja de fumar, deja de comer “cualquier cosa”, empieza a moverte, etc. Ten en cuenta que el ayuno es una fantástica herramienta con muchos beneficios potenciales, pero no la principal palanca. Lo que más impacto va a tener tanto sobre el control del peso como sobre tu salud será mejorar tus principales hábitos de vida.
  • El ayuno no sirve como estrategia única: sólo te ofrecerá todos sus beneficios tanto a nivel de salud como de pérdida de peso si lo combinas con una dieta saludable, equilibrada y adaptada a tus necesidades y estado energético.
  • Puedes maximizar el efecto del ayuno teniendo en cuenta las diferentes fases del metabolismo (rutas mTOR y AMPK). Encontrarás más información acerca de este aspecto en otras entradas del blog.
  • Si quieres hacer un ayuno más prolongado, reserva unos días de mayor tranquilidad, porque se trata de un proceso a todos los niveles: tanto físico como mental y emocional.
  • Asesórate siempre a la hora de hacer un ayuno: Hay multitud de aspectos que deben tenerse en cuenta, como que éste debe adaptarse a tu estilo de vida y a tu estado metabólico, que en ocasiones puede desenmascarar emociones ocultas con la comida, o que durante el ayuno es posible sufrir síntomas de desintoxicación: cefaleas, acné, exacerbación de síntomas de alguna enfermedad subyacente, etc.

Ten en cuenta que el ayuno intermitente no va a solucionar todos tus problemas. Es sin embargo una herramienta muy útil para ayudarte con tu relación con la comida, regular tu metabolismo y bajar de peso. Tienes que buscar la mejor manera de ajustarlo a ti, a tu vida y a tu día a día. Busca ayuda para hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *